Tribune du Roazhon Park à Rennes

Roazhon Park

El estadio de los «rojinegros» resuena las tardes de partido

El Stade Rennais F.C . y su estadio, el Roazhon Park, forman parte del patrimonio de la capital bretona. Si pasas por Rennes, tienes que ir a ver un partido para sumergirte en el ambiente y entender la gran unión que existe entre los aficionados y los jugadores «rojinegros».

Del parc des sports al Roazhon Park

Desde su inauguración el 13 de octubre de 1912, el antiguo Parc des Sports ha cambiado mucho. Conocido durante mucho tiempo con el nombre de Stade de la Route de Lorient, pasó por varias ampliaciones en los años 50, los años 80 y en su última renovación, en 2004, en la que se aumentó el aforo hasta una capacidad de 30 000 espectadores. Hay concretamente 29 778 asientos con los colores del club «rojinegro» en el que se convirtió oficialmente en 2015 en el Roazhon Park. Un nombre de resonancias bretonas para un estadio al estilo inglés, una buena acústica… Lógico para una «ciudad roquera».

Desde hace más de un siglo, los días de partido el barrio entero se ilumina y se llena de vida. A orillas del río Vilaine, la ciudad se fusiona con su equipo, su estadio y sus hinchas. Antes de cada partido, suena en el estadio el himno bretón, el «Bro gozh ma zadoù»haciendo vibrar a todos los aficionados de Rennes. Y, como en los estadios europeos más importantes como, en especial, el Camp Nou, el Roazhon Park estalla en el minuto 35, en un guiño al número del departamento Ille-et-Vilaine, animando a los espectadores a hacer ruido. ¡Una experiencia que puedes vivir y compartir durante un fin de semana en Rennes!

El espectáculo también está en la grada

El Stade Rennais es uno de los diez mejores clubes de fútbol de Francia, los que han estado más temporadas al máximo nivel con regularidad. En cuanto a ambiente, fidelidad de los hinchas y animación antes y después de los partidos, Rennes también se defiende muy bien, subiendo al podio del campeonato de Francia de gradas que organiza la Liga de Fútbol Profesional francesa (LFP). Además, en su tribuna el Stade Rennais cuenta con una aficionada muy especial y entusiasta: Salma Hayek, casada con el propietario del club, François-Henri Pinault, vive los partidos con mucha intensidad, como todos los hinchas de Rennes.

El fervor por el equipo se nota los fines de semana que el club juega en casa. La gente va a ver el partido con la familia o con los amigos, una tradición secular, un rito para disfrutar de un rato festivo en torno a un encuentro deportivo. El ambiente se caldea especialmente en el Kop, la grada más animada, en los derbis bretones, contra los vecinos de Nantes o en las visitas de los grandes equipos de la liga francesa.

Erminig : aquí está el blanco armiño…

La mascota oficial del Stade Rennais enarbola con orgullo los colores de la Bretaña en el césped del estadio. Erminig, armiño en bretón, es un símbolo de la región, presente en la Gwen Ha Du, la bandera bretona que ondea en todos los estadios, festivales y conciertos. El orgullo bretón no es una leyenda en Rennes y la mascota del club pone todo su empeño en encarnarlo al salir al césped luciendo el número 35. Un armiño que no se acobarda ante nadie: lo mismo se atreve con el gigante Teddy Riner, campeón olímpico de yudo, que con las mascotas de otros equipos. Puedes seguir las peripecias de la mascota más alocada de la Ligue 1 en la cuenta oficial de Twitter de Erminig.

«Galette-saucisse je t’aime», el himno de los hinchas

El ambiente del Roazhon Park se respira también delante de la decena de puestos de galette-saucisse que se instalan en las inmediaciones del estadio los fines de semana. La historia de esta especialidad de Rennes, un crêpe salado con una salchicha, está estrechamente ligada a la del estadio. Desde hace más de un siglo, cuando se fundó el club en 1901, la gallette-saucisse es un elemento imprescindible del ambiente de partido en Rennes. «Símbolo de un domingo festivo» según Benjamin Keltz, autor de un libro sobre el tema, así como de una obra sobre los hinchas del Stade Rennais, se come antes y después del partido o durante el descanso. En Rennes, estamos orgullosos de la gallette-saucisse y del Stade Rennais.

De hecho, una canción de homenaje a la gallette-saucisse que compusieron unos hinchas en una visita a Marsella se ha convertido en himno oficial del Roazhon Celtic Kop y todo el estadio la canta. La interpretó en un videoclip de culto Jacky Sourget, speaker del estadio desde hace veinte años. Una canción que da un repaso a los principales rivales del Stade Rennais en clave de humor… ¡No olvides aprenderte la letra antes de ir al Roazhon Park!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email