Terraces in Rennes

¿ Dónde tomarse algo en una terraza ?

Las 10 mejores terrazas de Rennes

En Rennes, las terrazas están puestas todo el año, ya sea verano o invierno. En la zona peatonal del centro o en los barrios, estas son las mejores terrazas de la capital bretona para tomarse una copa… o varias.

La Terraza, segundo hogar de los reneses

Terrasses du bas des Lices à Rennes
© Destination Rennes / Bruno Mazodier

Con sus 163 bares y casi el mismo número de terrazas, en Rennes no faltan lugares donde sentarse al sol. Plaza Sainte-Anne, calle Rallier du Baty, plaza de Champ-Jacquet, calle Vasselot, calle Jules Simon, plaza de Lices o rue de la soif (calle de la sed), el centro de la ciudad en su totalidad y el barrio de Saint-Michel están plagados de sillas y mesas en las que relajarse un rato al aire libre. Bares y restaurantes para tomar un café, picar algo o simplemente disfrutar del aperitivo nocturno (con moderación, claro). El arte de vivir al estilo renés pasa por acomodarse en una terraza en algún momento del día. Resulta difícil citarlas todas, pero merece especial atención Le Chantier, un bar emblemático de la parte baja de la plaza de Lices (18, carrefour Jouault), que fue el primero en poner la nota de color al introducir las sillas Luxemburgo en Rennes, en 2005.

En materia de terrazas, cada habitante tiene sus preferencias y hábitos, dependiendo del momento del día, siendo los estudiantes de los primeros en tomar asiento tras las clases. Para los reneses, la terraza es casi como su segundo hogar: lugar de encuentros, «oficina» alternativa o lugar donde ver el tiempo pasar, la terraza es un espacio más de su hogar. Dependiendo del momento del día, las terrazas de Rennes tienen mil y una vidas y otras tantas funciones. Estas son algunas de las más agradables, que podrás visitar en un fin de semana o durante tu estancia en la capital bretona, con las direcciones y las horas de exposición al sol de cada una de ellas. Tienes para hacerte un recorrido de la mañana a la noche, siguiendo la curva del sol…

1. Tomarse una copa de verdor en la terraza del Thabor

La terrasse du Thabor à Rennes
© Destination Rennes / Julien Mignot

Si se viene a Rennes, los jardines del Thabor están entre los indispensables de la capital bretona. En este marco de vegetación hay una terraza en la que poder tomarse una copa, un café, comer, disfrutar del tradicional «regreso del mercado» del sábado o tomarse el brunch el domingo. ¿Su nombre? Simplemente, La Terrasse. Con capacidad para 300 personas, es una de las más espaciosas de la ciudad, está orientada al sur y, por lo tanto, disfruta de sol todo el día. Los grandes árboles ofrecen agradables rinconcitos a la sombra, por no hablar de la vista del parque en flor y el quiosco de música. Situada en la entrada norte, justo al naranjal, La Terrasse es un local chic y distendido a un tiempo, para comer o tomar un té en total tranquilidad.

  • La terrase du Thabor – 2, rue de la Palestine. Soleada todo el día, de 10 h al atarceder.

2. ECHAR EL ANCLA EN EL CAFÉ DEL PUERTO

La terrasse du Café du Port
© Destination Rennes / Julien Mignot

Frente a la capilla Saint-Yves y su magnífica fachada esculpida, en la intersección de las adoquinadas callejuelas del casco histórico, echamos el ancla en el Café du Port. Para comer, una cocina de bistró muy apreciada y, para beber, un amplio abanico de vinos a elegir. Al igual que la terraza del vecino Oan’s Pub, es un buen lugar para disfrutar del aperitivo tras haber recorrido las calles del viejo Rennes. La velada puede prolongarse fácilmente en cualquiera de los numerosos restaurantes de las calles vecinas, como por ejemplo el Saint-Sauveur, situado en la calle homónima, o el Baron Rouge, en la rue du Chapitre.

  • Café du port – 3, rue Le Bouteiller

3. Jugar al palet y recargar pilas al sol en el Gazoline

Joueurs de palets à la terrasse du Gazoline
© Destination Rennes / Julien Mignot

En la parte baja de la plaza de Lices, muy animada por las tardes con sus terrazas abarrotadas, la elección más divertida es la del Gazoline. Bajo los árboles de una plazoleta, podemos iniciarnos en un juego típicamente bretón: el palet. El bar presta todo el material necesario y los autóctonos estarán encantados de explicarte las reglas del juego. Asimismo, la terraza del Gazoline está idealmente ubicada para que puedas aprovechar hasta los últimos rayos del sol durante las largas tardes de verano. Con el sonido del palet como banda sonora de fondo, te sentirás inmerso en el estilo de vida renés.

  • Le Gazoline – 24 rue Nantaise. Soleado de 13 h a 19 h

4. Para el aperitivo o el mercado de lices, rumbo a le Delirium Café

La terrasse du Pub Kenland à Rennes
© Destination Rennes / Julien Mignot

El Delirium Café es, para empezar, un inmenso pub con pantallas en cada esquina para seguir las retransmisiones deportivas. Su terraza es igualmente enorme (300 plazas) y está perfectamente orientada. Con la plaza de Lices y les Halles Martenot como telón de fondo, es difícil encontrar un local más céntrico. El sábado por la mañana la terraza es muy popular, debido a que se encuentra en primera línea del mercado de Lices. Si quieres tomar el sol durante todo el día, es el lugar ideal. No olvides echarte protección solar, el sol bretón pega fuerte…

  • Delirium café – 15, places des Lices. Soleado de 10 h a 21 h

5. Disfrutar de la sombra en el Vieux Saint-Etienne

Terrasse du Vieux Saint Etienne
© Destination Rennes / Ludovic Maisant

A la sombra de los castaños, en la plaza situada ante el Teatro du Vieux-Saint-Étienne, lugar mítico de la escena cultural de Rennes, varios establecimientos comparten sus terrazas en este sombreado y resguardado remanso de paz: el Papier Timbré, el salón de té/restaurante Copain Copine y el Vieux-Saint-Étienne. Uno se siente en otro mundo, lejos de las animadas callejuelas del centro que, sin embargo, se encuentra a tan solo unos cientos de metros en línea recta. A la hora de comer, uno tiene la impresión de estar en la Provenza y, al caer la tarde, se sacan las bolas de petanca o se juega al palet. Si buscas un lugar tranquilo donde escuchar el canto de los pájaros, este es tu lugar. Particularmente indicado en caso de canícula.

  • Vieux Saint-Etienne, Papier timbré y Copain copine – rue de Dinan. Soleado entre las 11 h y las 13 h

6. En el Mabilay, los sombreros de paja están incluidos

Terrasse du coffee shop et restaurant le Mabilay
© Destination Rennes / Julien Mignot

El café y restaurante Le Mabilay puede presumir de contar con la terraza más grande de la ciudad en superficie. De hecho, cuenta con un espacio verde de 2000 metros cuadrados sobre el Vilaine, al pie del vertiginoso edificio de La Mabilais, con su famosa torre-tótem y su platillo volante en el techo. Un lugar de alta tecnología donde se inventó el Minitel y que, hoy en día, alberga la French Tech Rennes. La terraza del Mabilay, situada en la planta baja de este complejo de oficinas construido en los años 70 y renovado no hace mucho, es la sede de Afterworks, muy popular el jueves por la noche, con un DJ diferente cada semana. Un ambiente muy diferente del que podemos encontrar en el centro ciudad y que no te puedes perder si quieres conocer a los geeks y a los hipster de la ciudad. Un valor añadido para evitar las quemaduras del sol del mediodía: ¡los sombreros de paja están incluidos!

  • Le Mabilay – 2, rue de la Mabilais. Soleado de la mañana a las 15 h

7. Tras el museo, tómate un descanso en el Café de Champs Libres

Terrasses des Champs Libres
© Destination Rennes / Franck Hamon

Antes o después de visitar el Museo de la Bretaña del Espacio de las Ciencias, es obligatorio hacer un alto en el Café de Champs Libres, situado en el edificio diseñado por Christian de Portzamparc. Su inmensa terraza de madera de 200 metros cuadrados está orientada hacia el oeste y ofrece un entorno ideal para refrescarse. A la izquierda puede admirarse una sorprendente casa adosada de esquisto rojo, construida en 1900 por los hermanos Berthelot. A la derecha, bajando las escaleras, se llega a la explanada Charles de Gaulle. A dos pasos de la estación de tren y de metro, también ofrecen comidas al mediodía. Además, hay tumbonas y sillones para relajarse.

  • Café des Champs Libres – 10, cours des Alliés. Soleado de las 12 h a las 19 h

8. Vistas a la catedral desde el Bistrot cocagne

Terrasse du bistro Cocagne à Rennes
© Destination Rennes / Julien Mignot

Saliendo de la rue des Dames, la terraza del Babylone da al atrio de la Catedral Saint-Pierre. La terraza es agradable para comer o tomar una copa a cualquier hora del día. Por un lado, la terraza invita a visitar las calles adoquinadas y, por otro, puede sentirse la inspiración mística que emana el monumento religioso. Sí un lugar apartado donde sienta bien hacer un alto para descansar después de haber paseado por la ciudad.

  • Bistrot Cocagne – 10, rue des Dames. Soleado toda la tarde

9. El tiempo se detiene en la terraza de Le Progrès

Terrasse du Progrès à Rennes
© Destination Rennes / Julien Mignot

Un ambiente de barrio muy agradable en esta plazoleta orientada a la perfección para el aperitivo nocturno. En la terraza de Le Progrès y la de L’Ambassade, situada justo al lado, a partir de media tarde las gafas de sol son imprescindibles. Bajo los árboles de esta terraza triangular se puede ver pasar el tiempo y los transeúntes con total tranquilidad. Flechazo asegurado por este rinconcito de Rennes, donde también se puede disfrutar de buenas ensaladas y exquisitos postres. El barrio tiene otros buenos locales: Monsieur Yak se encuentra al otro lado de la calle. Para ir a La Chope (el establecimiento más antiguo de Rennes), basta con continuar por la misma acera unos cuantos metros. Le Bocal, otro local muy conocido, también se encuentra a menos de 20 metros. Más abajo de la terraza, también vale la pena probar L’Ambassade y sus sabrosas hamburguesas.

  • Le Progrès – 7, rue de la chalotais. Soleado del mediodía a la noche

10. El patio de Le Balthazar : lujo y tranquilidad en el salón de té

Hôtel-Spa le Balthazar à Rennes
© Destination Rennes / Ludovic Maisant

Si buscas una terraza refinada en un patio zen, pon rumbo al Balthazar. El hotel-spa 5 estrellas te ofrece un espacio muy tranquilo en un cuadrado con paredes vegetales y una segunda terraza, del lado de la calle, para la Table de Balthazar. El domingo, un sabroso brunch se centra en el bienestar, con smoothies detox. Un local de gama alta para refrescarse tras un paseo por la ciudad o una visita al Museo de Bellas Artes situado justo al lado.

  • LE BALTHAZAR – 19, rue du Maréchal Joffre. Soleado de 11 h a 16 h
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email