OKLM sur le mail

El paseo François Mitterrand

Los campos elíseos de Rennes tienen aire de ramblas

Desde su reurbanización en 2015, el Paseo François Mitterrand se ha convertido rápidamente en lugar de convivencia de la ciudad de Rennes, repleto de nuevos bares y restaurantes con sus terrazas a rebosar. Dese una vuelta por este Paseo para tomarle el pulso a la ciudad en esta animada arteria fundada en el siglo XVII, que luego pasó a llamarse el «Paseo de los Campos Elíseos».

El nuevo barrio de moda

La terrasse de la piste
© Destination Rennes / Franck Hamon

¡Bienvenidos al Paseo! Conocido anteriormente como el «Promenade du Mail», fue rebautizado para tomar el nombre del ex-presidente de la República Francesa el 1 de abril de 1996, aunque vio por primera vez la luz en 1677 (leer más abajo) bajo el legendario nombre de «Mail des Champs Elysées». Desde hace algunos años, se ha convertido en un lugar donde se viene a «saborear un merecido descanso» en buena compañía. Un nuevo barrio de moda, convertido en lugar obligado para el brunch, o para tomar una copa por la noche, y los fines de semana recorrer en bicicleta los mercados de productos orgánicos para hacer picnics, de paso hacia otros destinos en dirección a la puesta de sol, cual vaquero solitario.

«Il n’y a que le mail qui m’aille»  (“sólo el paseo me llega”) es el nuevo dicho de Rennes. Ahora es el lugar de todas las citas. Si está de paso por Rennes, se arrepentirá de no dar una vuelta por el Paseo, el nuevo centro neurálgico cerca de la confluencia, origen antiguo del nombre de Rennes. Para llegar allí, no puede ser más fácil: pasado el muelle y la plaza de la République se puede ver ya el Cap Mail, cuyo exterior fue diseñado por Jean Nouvel, y donde comienza el paseo que se extiende hasta el jardín de la confluencia…

De las ramblas a la confluencia de la ciudad

La tarde es un eje arbolado de casi 700 metros, salpicado de plátanos, cedros del Líbano y «locuras» que ofrecen lugares sombreados de descanso. Cuando el sol bretón se muestra generoso, podría parecer incluso que estamos en el sur. Especialmente al mediodía, y aún más a la hora del aperitivo, las terrazas y las copas se llenan a simple vista. Jugamos por allí, dibujamos el mölkky, y pasamos un buen rato con amigos hasta que cae la noche.

Para beber, tomar el brunch o comer en terraza

La terrasse des Grands Gamins
© Destination Rennes / Franck Hamon

El Paseo François Mitterrand se aprecia en las terrazas: entre los Grands Gamins, Oh My Biche, la Cabane, la Piste y el Echappée, cuesta mucho elegir. Se instalan grandes mesas bajo los árboles y delante de las coloridas fachadas. No dude en compartir mesa con desconocidos, es lo normal en Bretaña.

En cuanto a los platos, recomendamos las accras y las tapas del Echappée (son las mismas que las del bar Le Hibou y Saint-Germain), a pedir en barra antes de ir a la terraza o a la habitación contigua a la pista, gestionada por el mismo equipo. Un poco más al este, Les Grands Gamins es uno de los mejores bistros, y de los primeros en marcar tendencia en este nuevo Paseo. «Convivencia y buen humor» es su lema en todo momento. El brunch de fin de semana  es muy popular y es mejor reservar con antelación o llegar bien temprano. Un poco más arriba, el Oh My Biche es también un sitio bonito, un coffee-shop que ofrece sabrosos quesos a la parrilla y platos de temporada a precios razonables.

Multitud de nuevos lugares

Al otro lado del Paseo, si está buscando una cantina gourmet y saludable, no se pierda el salón de té My Bouvier, la panadería y cafetería de Thierry Bouvier, ubicada en un brillante «taller contemporáneo» al estilo loft. El último sitio que abrió sus puertas al paseo en junio de 2018 fue la Cabane, que añade un toque ibérico a las «ramblas de Rennes». Un nuevo bar-restaurante de tapas instalado en una casa con fachada verde de estilo criollo. En la terraza, en mesas de barril o dentro, en una sala de techo alto con un bonito entresuelo, disfrutamos del ambiente «bodega»: tapas, cervezas vascas y españolas: todo está aquí. Con menú y un servicio continuado desde mediodía hasta las 23h, de jueves a domingo.

  • Les grands gamins, cafetería-cantina, afterwork, brunch, 40 Mail François Mitterrand https://lesgrandsgamins.fr 0223258911
  • La piste, bebidas, 68 Mail François Mitterrand, 0257215399
  • L’échapée, street-food, 68 Mail François Mitterrand
  • My Bouvier, salón de té, panadería y snacks, 89 B Mail François Mitterrand http://mythierrybouvier.fr/ 0299690000
  • Oh m biche, coffee-shop, 18 Mail François Mitterrand, 0982286636
  • La cabane, bodega y bar de tapas, 12 Mail François Mitterrand, 0299689389

Para encontrar productos orgánicos y buenas ofertas

Les puces de Rennes sur le mail
© Destination Rennes / Bruno Mazodier

El Paseo no es sólo un lugar para divertirse o pasar un buen rato en la barra. Hay muchos sitios buenos para abastecerse de productos locales y regionales, cerveza artesanal y mucho más. En primer lugar, hay un mercado orgánico en el Paseo todos los miércoles por la tarde. Una veintena de productores de Ille-et-Vilaine y otras provincias bretonas abren sus puestos de 15h a 20h para vender pan, frutas, verduras, crepes, pasteles, bebidas, aves de corral… Todo lo que se necesita para hacer un picnic orgánico y autóctono.

El segundo domingo de cada mes, de 9h a 18h, el mercadillo de Rennes da la bienvenida a los buscadores de gangas al principio del paseo: punto de encuentro entre vendedores de segunda mano y comerciantes que buscan muebles, ropa y decoración vintage a precios económicos. Otro sitio gourmet por conocer: la Coin Mousse, una bodega de degustación de cerveza (con moderación, por supuesto) que ofrece una selección de cervezas artesanales hechas en Francia. Un poco más lejos de los Grands Gamins, la tienda del paseo también ofrece una amplia gama de cervezas bretonas, vinos y productos frescos de alta calidad. Al igual que en Coin Mousse, nos podemos sentar en la terraza para las degustaciones. ¡Porque Bretaña es también un destino de enoturismo!

  • Marché bio du Mail, cada miércoles al mediodía, de 15h a 20h
  • Les puces de Rennes, cada segundo domingo de cada mes de 9h a 18h
  • Le coin mousse, 4 Mail François Mitterrand, 0223461871
  • L’épicerie du Mail, 36 Mail François Mitterrand 
    https://lepiceriedumail.fr

Un amplio campo de recreo

Jouer au palet sur le mail
©Destination Rennes / Franck Hamon

El Paseo ha recuperado su vocación original, la de ser espacio de juego. La mayoría de los establecimientos ofrecen juegos de curling bretón, el pasatiempo favorito de Rennes. Un tablón, unas palas, un poco de agilidad y entrenamiento… no dude en pedirle a los autóctonos que le expliquen las sutilezas de las reglas de este juego. Ya verá cómo le coge gusto enseguida. Al igual que pasa en el sur de Francia con la petanca, el curling bretón es la excusa perfecta para reencontrarse y pasar un buen rato con la familia o amigos. Para los niños hay zonas de césped sintético o un pequeño parque infantil con columpios y toboganes, donde podrán divertirse casi tanto como los padres.

Al final del paseo, le esperan otros juegos en Warp Zone, el icónico bar de deportes para amantes del retrogaming, juegos online o las maquinitas. Un bar de cócteles abierto a todos, con la ventaja de estar bien ubicado para la puesta de sol durante el buen tiempo.

Teatro, festivales y eventos de convivencia

La grande roue sur le Mail
© Destination Rennes / Julien Mignot

El Paseo es el escenario de muchos eventos participativos y de festivales que a menudo invierten en este espacio. En junio comienza el festival de teatro «Fleurs du Mail» en el paseo. Al equipo de «Tombées de la Nuit» le encanta proponer happenings, sobre todo desde que propusieran «Dominoes» en 2015. El 21 de junio, durante el festival de música, el paseo se llena de escenas de música actual. En abril, es el punto de partida y de llegada del tren urbano de Rennes. Incluso en invierno, el mercado navideño se vuelve más cálido y podemos subir a la Gran Noria para disfrutar de una vista impresionante e inédita de la ciudad. En febrero, el festival «Urbaines» transforma el espacio en estadio para traer deportes sobre asfalto, y durante todo el año los otros deportes ocupan el lugar. A lo largo del año, el paseo vive y se anima con conciertos de bar, noches temáticas y eventos culturales.

¿Y si nos machacáramos en el paseo?

street workout sur le mail
© Destination Rennes / Nicolas Joubard

¿De qué hablas? ¿De street workout? Esa actividad deportiva que se practica en la calle con cada vez más éxito. En el centro del paseo hay estructuras de crossfit. La serie de flexiones de brazos, abdominales y demás nos vendrá muy bien para eliminar esas calorías ingeridas en las terrazas. Para los más entusiastas, se han dibujado pistas de atletismo en el suelo con diferentes distancias, para correr y calentarse, antes de emprender el largo camino que hay que recorrer para llegar a la orilla .«No pain, no gain»: ¡nos encanta machacarnos un poco en el paseo!

Y si queréis daros un capricho después de tanto ejercicio, podéis ir a Kerfit, un estudio de bienestar para ponerse en forma que ofrece masajes y actividades deportivas un poco más suaves (yoga aéreo, pilates…). Una nueva sala bien protegida en un patio tranquilo. Finalmente, si lo que buscas es un gimnasio tradicional durante tu estancia en Rennes, Elancia también se encuentra en el paseo. 

Tramway sur le mail à Rennes

El origen del paseo: una alameda arbolada

En francés, el término «mail» hace referencia a un paseo arbolado cuyo nombre proviene de un juego muy popular en el siglo XVII, una especie de antepasado del polo. En Rennes, su primera aparición data de esta época: en 1677, el duque de Chaulnes decidió trazar un largo camino plantado con árboles, no para practicar este deporte sino para crear un lugar de paseo reservado a las élites parlamentarias. El paseo de Rennes se llama «Mail des Champs-Elysées», en referencia al lugar cercano donde el duque tenía establos y un espacio plantado. En aquella época el paseo se cerraba de noche mediante un puente levadizo. «Los paseos eran, ante todo, lugares para caminar y presumir, el de Rennes tenía también una dimensión política: era una salida a Occidente y hacia el sol poniente. Simbólicamente, era una forma de transmitir, en la planificación urbanística, la voluntad de desarrollar la Bretaña a partir de Rennes, de hacer brillar las decisiones del rey hasta el fin del mundo», nos cuenta Gilles Brohan, Jefe del Servicio de Patrimonio de la oficina de turismo.

En el siglo xix, el paso se convierte en un eje de circulación

Posteriormente, el paseo se remodela y se vuelve menos elitista, «en el siglo XVIII se replantan los árboles y se dobla el número de canales para drenar Vilaine», añade Gilles Brohan. Durante el siglo XIX, el paseo organiza eventos festivos, banquetes patrióticos y una feria de verano, así como la feria de invierno que tiene lugar en los Champs de Mars.

En 1940 se produjo un punto de inflexión en cuanto a la vocación del paseo. Paralelamente al desarrollo del canal de Ille-et-Rance y la desviación de la ruta de Vilaine, el paseo se convierte en un eje de circulación atravesado por la carretera París-Brest. En él se asientan muchos garajes y actividades industriales, de forma que el lugar pierde su calma y su encanto. Se construye la estación de tranvía de Ille-et-Vilaine en la plaza Mission. En la era de los coches de la postguerra, es invadido por un triste parking a cielo abierto, antes de regresar a su función original en 2015: un paseo sombreado que enorgullece a peatones y ciclistas, allá donde salgan a pasear, ya vayan de compras o a tomar una copa en una terraza.

Una mezcla arquitectónica entre lo antiguo y lo moderno

Cap Mail à Rennes
© Destination Rennes / Julien Mignot

El paseo es un fiel reflejo de la variedad del patrimonio de Rennes, mezclado con diferentes estilos y épocas. Aunque las afueras del paseo se construyeron tarde, y muchos edificios recientes hayan reemplazado casas antiguas, hay algunas curiosidades arquitectónicas que observar si alzamos un poco la vista. Empezando desde el principio del paseo, cerca de la esclusa que se abre hacia el canal de Ille-et-Rance. Observae la casita al otro lado de la esclusa, que recuerda la presencia de un viejo puerto. Justo detrás, otro barco se eleva: El Cap Mail, transatlántico de lujo diseñado en los talleres de Jean Nouvel, con sus grandes ventanales y su pared vegetal en el lado del río.

Arte déco, cerámica y arquitectura atípica

Frente a este elemento arquitectónico contemporáneo, en el nº 8 encontramos una divertida casa rosada que nos llama la atención. En la arcada se distingue una grapa esculpida, con una herradura, alicates y un martillo, que indican sin duda la presencia de un antiguo herrero que debió instalarse aquí cuando el paseo era el eje de tráfico hacia Brest, en el siglo XIX. Un poco más lejos, en el mismo lado, en el nº 48, un edificio de los años 60 muestra una esquina con una fachada redondeada. Enfrente, un nuevo edificio ocupa la misma curva. En el nº 52, un edificio de los años 30 aún conserva sus balcones Art Déco, un estilo que se mantiene por toda la ciudad. En el nº 54, la casa que hace esquina con la calle Coulabin está decorada con cerámicas coloreadas en la cornisa. Cruzando la calle, al llegar al nº 56, encontramos un inmueble de los años 30 que una vez albergó una fábrica de camisas.

En el nº 68, volvemos más atrás en el tiempo, con una casa tradicional de los años 20 decorada con losas y cerámicas. Imposible despistarse, aquí es donde se asentara el bar La Piste. El fresco del diseñador gráfico Maxime le Clanche y el taller Vandale representa un ciclista, haciendo un guiño al nombre del bar y al carril bici.

No muy lejos, en el lado impar, una peculiar arquitectura se alza al final del paseo. El edificio de 3 pisos con diseño atípico, diseñado por los arquitectos Barré-Lambot, recibió un premio, pero el restaurante para el que fuera construido cerraría sus puertas más tarde. En este mismo lado del paseo, vuelve sobre tus pasos y contempla el nº 91, la entrada a una gran casa con doble arco y capiteles. Es copia de una casa de Lille que data de 1912.

Tras estos pequeños descubrimientos sorprendentes, es hora de disfrutar del paseo y de pararse en un banco o sobre una de estas locuras instaladas en 2015. Sombras fabricadas con redes de pesca, divertidas hojas acanaladas o mallas de cobre trenzadas, obra de la artista Stéphanie Buttier. 

¡Estarás como en casa en el paseo!

Cap Mail à Rennes
© Destination Rennes / Julien Mignot
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email