Patrimonio cultural

El patrimonio de Rennes es un libro abierto de historia, con vestigios de la época medieval, las Portes Mordelaises y las antiguas murallas, así como las tradicionales casas con entramados de madera del Renacimiento y muchos edificios religiosos que visitar: la catedral Saint-Pierre, la iglesia Saint-Melaine o el Convento de los Jacobinos. Otro monumento indispensable, con visitas guiadas durante todo el año y que merece la pena ver es el Parlamento de Bretaña, extraordinariamente bien restaurado. Otros elementos patrimoniales que hay que ver en Rennes son el centro histórico y sus calles empedradas o los edificios contemporáneos diseñados por los arquitectos más reconocidos: Jean Nouvel, Christian de Portzamparc, Georges Maillols… En Rennes, conviven en armonía estilos arquitectónicos de todas las épocas.

18 resultados